Bernard Shaw y los autógrafos

Una coleccionista obsesiva de autógrafos envió una carta a Bernard Shaw solicitándole uno, pero el escritor detestaba a los caza autógrafos, así que le escribió una carta sin pelos en la lengua.

Días después recibió la contestación de la dama en la que le replicaba que “Reyes, Ministros y grandes artistas” habían accedido a sus ruegos, así que Shaw volvió a escribir diciéndole:

Señora, creí que sería inteligente y pondría en su colección la carta en la que le negaba mi autografo

La dama le contestó:

Es que yo no quería un autógrafo, sino dos

Esta entrada fue publicada en Escritores, Premios Nobel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario