De visita al ginecólogo

A principio del siglo XIX, los médicos mostraban un gran pudor cuando tenían que tratar las enfermedades genitales de la mujer. En el examen ginecológico sólo se realizaba una palpación, y en 1870 el doctor William Goodell, del dispensario del hospital de la Universidad de Pennsylvania, llegó a recomendar a sus estudiantes que fijasen sus ojos en el techo mientras exploraban la vagina.


Esta entrada fue publicada en Médicos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario