Directamente con el jefe

Encontrándose en su lecho de muerte, los familiares de Marlene Dietrich mandaron llamar a un sacerdote para que le diera la extremaunción.

Tal y como entró por la puerta de la habitación el religioso, la actriz le espetó:

– ¿Para qué debo hablar con usted? En poco tiempo podré hacerlo con su jefe.


Esta entrada fue publicada en Actrices, Sacerdotes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario