El caldo sin gallina

Unos religiosos invitaron a Francisco de Quevedo a comer caldo de gallina. Quevedo probó un par de sorbos del caldo que acababan de servirle y comento:

– ¡Valiente este plato, a fe mía! No tiene nada de gallina.

Esta entrada fue publicada en Escritores, Religiosos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario