El desaprovechado talento de Da Vinci

Cuenta más de un libro de historia que, en su lecho de muerte, Leonardo Da Vinci no dejó de repetir la siguiente frase:

– He pecado de ingratitud. Dios me dio talento y no he sabido aprovecharlo


Esta entrada fue publicada en Genios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario