El nacimiento de un monstruo

Cuando Gneo Domicio Enobarbo, padre de Nerón, se enteró del nacimiento de su hijo, auguró de éste:

– De Agripina y de mi solo puede nacer un monstruo


Esta entrada fue publicada en Emperadores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario