El sentido del humor de Emilio Arrieta

El compositor Emilio Arrieta poseía un sentido del humor a prueba de casi cualquier circunstancia, incluida la proximidad de su propia muerte.

Precisamente el día anterior a que sucediera ésta, lo pasó tumbado en el lecho, charlando despreocupadamente con varios colegas.

Llegó otro de sus amigos en ese momento y, como dicta la cortesía, le preguntó cómo se encontraba. a lo que que Arrieta respondió, divertido:

-Pues bastante mal, amigo mío. Tan mal me encuentro que, si al amanecer me comunican que he fallecido, no me estrañaría lo más mínimo.

Esta entrada fue publicada en Musicos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario