El vino de Luis XIV

Cada vez que salía de caza, el rey Luis XIV mandaba llevar consigo 40 botellas de vino, las cuales no solía beberse y que acababan siendo consumidas por sus criados.

Un día tuvo sed y pidió un vaso de vino.

Se acabó, majestad– le explicó su ayudante

¿Pues no se traen las 40 botellas que he mandado?

Sí, señor, pero…

En lo sucesivo– concluyó el rey –que se traigan 41, para que haya una para mí

Esta entrada fue publicada en Criados, Reyes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario