Escritor de buenas comedias

Recibió Jacinto Benavente la visita de un conocido suyo. el cual no tenía gran éxito como dramaturgo.

Durante el recorrido por la casa, el  invitado quedó asombrado por la amplia biblioteca que poseía el premio Nobel y exclamó:

– ¡Vaya don Jacinto! Con tantos libros ya se pueden escribir buenas comedias.

Benavente le respondió agudamente:

-Pues adelante, amigo mío, están a su disposición.


Esta entrada fue publicada en Dramaturgos, Escritores, Premios Nobel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario