Fabricación exprés de coches

El fundador de la marca automovilística que llevaba su apellido, André-Gustave Citroën era un hombre que se sentía orgulloso con los automóviles que fabricaban en su empresa. De hecho, fue el primero en poner en uso las cadenas de montaje para fabricar coches, lo cual lo llevaba a presumir de ser la única empresa capaz de montar un auto en tan solo 24 horas.

Cierto día recibió una llamada telefónica en la que su interlocutor le preguntó:

-¿Es verdad que usted ha fabricado un automóvil en 24 horas?

El fabricante dijo lleno de orgullo:

-Sí señor, es verdad.

-Pues debe de ser el mío- contestó el caballero apesadumbrado


Esta entrada fue publicada en Empresarios, Millonarios. Guarda el enlace permanente.