James John Walker y los brindis desafortunados

En 1932, el entonces alcalde de Nueva York, James John Walker pronunció un brindis irrepetible al cumplirse el segundo centenario del nacimiento de George Washington:

«En memoria del hombre que supo ser el primero en la guerra, el primero en la paz y el primero en el corazón de sus conciudadanos»

Pero, animado por el vino, continuó:

«Lo que no comprendo es cómo, gustándole tanto ser el primero en todo, se casó con una viuda»

Esta entrada fue publicada en Alcaldes, Borrachos, Políticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario