La casera de Halbe

En sus años de juventud, el escritor, novelista y dramaturgo alemán, Max Halbe tenía serias dificultades para pagar el alquiler del estudio en el que vivía.

La casera era una mujer paciente pero, un día, ya no pudo más y le dijo:

-Señor Halbe, si no me paga ahora sentiré tener que pedirle que se marche

-Mi querida señora, por favor, ¡no lo haga!- contestó muy afectado -Deje que le sugiera otro castigo: súbame el alquiler

Esta entrada fue publicada en Escritores, Novelistas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario