La réplica de la Duquesa de Nemour

El Señor de Vendôme dijo, en cierta ocasión, de la Duquesa de Nemour que poseía una nariza tan ganchuda y unos labios tan pequeños y pintados que parecía un loro comiéndose una cereza.

Al instante, la dama le diola réplica:

Y vos, señor, temo que muchas veces no podáis salir de los aposentos de frente, dado lo poblado de la misma, cosa que os da el mismo aspecto que un ciervo, merced a lo mucho que vuestra mujer os adorna.

Esta entrada fue publicada en Aristócratas, Duquesas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario