Las cosas a la cara

En cierta ocasión un joven amigo de Albert Einstein le presentó a éste a su hijo de 18 meses. El bebé observó durante unos instantes la cara envejecida y arrugada del físico y acto seguido se puso a gritar.

Enstein comenzó a acariciar la cabeza del niño mientras le decía:

Es usted la primera persona en muchos años que me ha dicho lo que realmente piensa de mí

Esta entrada fue publicada en Científicos, Físicos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario