Platón y el gallo

Tras oir que Platón definía al hombre como «Un animal de dos patas sin plumas», el filósofo Diógenes le envió a su academia un gallo desplumado comentando:

– Aquí está el hombre de Platón.

Platón tuvo que añadir a su definición: «…con uñas anchas y planas»

Esta entrada fue publicada en Filósofos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario