Salir por la puerta grande

Cuando el diestro Juan Belmonte logró su primer éxito taurino en la Monumental de Sevilla, sus seguidores corrieron a una iglesia local para pedir las “andas” y poder sacarlo por la puerta grande como si se tratara de una figura sacra. Pero el sacerdote dijo:

-¡Nunca! Si todavía fueran para Joselito…


Esta entrada fue publicada en Sacerdotes, Toreros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario