Telegrama con 1.000 palabras

El magnate norteamericano William Randolph Hearst, considerado el inventor de la prensa amarilla, en cierta ocasión se puso en contacto con un importante astrónomo.
Buscaba una noticia de interés y deseaba el mayor sensacionalismo posible, así que le mandó un telegrama en el que le ponía:
“¿Hay vida en Marte? Por favor, mande un cable (telegrama) con 1.000 palabras”
La respuesta del astrónomo fue la siguiente:
“Nobody knows”– (Nadie sabe) Repetido 500 veces

Esta entrada fue publicada en Astrónomos, Científicos, Periodístas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario