Un cónsul preocupado

Dijo Cicerón en cierta circunstancia:

-En toda la Historia hemos tenido sólo un cónsul, tan preocupado por el bien público que nunca durmió en el periodo de su consulado

Le preguntaron quién había sido el cónsul. Y Cicerón dio el nombre:

– Caninio Resizio

Se trataba de un romano que fue nombrado cónsul por la mañana y destituido esa misma tarde

Esta entrada fue publicada en Políticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario