Un músico poco virtuoso

Una noche el compositor francés Théodore Dubois había prometido asistir a una audición de un pianista aficionado desprovisto de todo virtuosismo, pero provisto de una considerable fortuna. Dubois llegó cuando el concierto había empezado y no le permitieron entrar en la sala.

-Pueden dejarme pasar, no haré ruido.

Pero el portero muy serio contestó:

-Piense, señor, que si abro la puerta querrán irse todos los que están ahí dentro.

Esta entrada fue publicada en Musicos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario