Un Nobel gruñón

El Premio Nobel de literatura, John Steinbeck acudió al otorrino aquejado de una sinusitis.

Tras un tiempo de tratamiento el médico le comentó al ver su recuperación:

-Estupendo, ahora usted podrá hablar bien de nuevo.

-Yo no hablo doctor, yo gruño-
le espetó el escritor.

-Pues a partir de ahora, podrá usted gruñir mucho mejor, no lo dude.

Esta entrada fue publicada en Escritores, Médicos, Premios Nobel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario