Vacas, orejas y virginidad

Esta historia ocurrió en una sesión de la Academia de las Ciencias rusa. El agrónomo Denisovich Lysenko (1898-1976), fundador del llamado darwinismo creativo, daba una conferencia sobre la herencia de los rasgos adquiridos. Al concluir, el físico Lev Landau le preguntó:

-¿Así pues, usted argumenta que si cortamos una oreja a una vaca, a su descendencia y así sucesivamente, tarde o temprano nacerán vacas desorejadas?

-Sí, es correcto.

-Entonces señor Lysenko, ¿cómo me explica que sigan naciendo vírgenes?

Esta entrada fue publicada en Agrónomos, Físicos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario